El presidente de EE.UU., Joe Biden, y la primera dama, Jill Biden, han confirmado este viernes que una gata se unirá pronto a sus pastores alemanes, Major y Champ, como otro miembro de la familia.  

"Oh, sí. Eso es verdad. Ella está esperando entre bastidores", declaró la esposa del mandatario en una entrevista en el programa Today de NBC.

Por su parte, el presidente confesó que la última incorporación de sus mascotas no fue idea suya, antes de matizar: "Pero es fácil".

La pareja presidencial también negó que la gata fuera un problema para Major, el can de tres años que tiene un historial de incidentes de mordeduras. En este sentido, la primera dama explicó que el perro fue entrenado específicamente para estar cerca de gatos. "Lo llevaron a un refugio con gatos. Y le fue bien", aseguró.

En marzo, cuando aún se desconocía el sexo de la nueva integrante de la familia, Jen Psaki, secretaria de prensa de la Casa Blanca, afirmó que "el gato va a romper Internet", aunque precisó que no tenía información actualizada sobre la fecha de su llegada.

Fuente. actualidad.rt.com