Domingo, 05 Jul 2020

El niño que fue baleado por el suboficial inspector Juan Darío Amarilla Ramírez (37) y el oficial ayudante Derlis Miguel Sanabria Talavera (25) el sábado por la noche en un tramo entre San Lorenzo y Luque, después de que su padre haya evitado una barrera policial, se recupera favorablemente en el Hospital de Trauma, informó este lunes su director, el Dr. Agustín Saldívar, quien consideró el hecho como una “desgracia con suerte”.

El médico adelantó que se deben esperar unas 48 horas para determinar su evolución. Se tuvo que recurrir a drogas muy potentes para mantener sus órganos funcionando, refirió. Sin embargo, perdió mucha sangre.

Saldívar explicó que el pequeño recibió tres disparos: dos en la región lumbar y otro en la zona de la ingle, una bala que perforó una importante arteria y que es el punto más delicado en cuanto a su tratamiento.

El director del Hospital de Trauma se mostró optimista por la evolución del niño, ya que dijo que está “muy bien cuidado” y es “sano”. Reconoció también que su edad ayuda a una rápida recuperación.

“El niño está en terapia intensiva con asistencia mecánica respiratoria. Hay tendencia favorable a que deje de utilizar medicamentos (…) Ingresó con signos de shock hipovolémico severo”, precisó.

Saldívar valoró que todos los procedimientos que se le realizó al paciente se hicieron “sin apuro dentro de lo que se llama asistencia de control de daños”. Cabe recordar que, ante la falta de acción policial, fueron dos las mujeres que asistieron al niño rápidamente y lo llevaron primero al Hospital Regional de Luque, donde recibió los primeros auxilios.

Fuente. Abc Color