Qué hace que una canción sea la más feliz de la historia

La música nos acompaña a lo largo de nuestra vida. Tanto en los momentos felices como en los más melancólicos siempre hay alguna canción que evoca nuestros recuerdos. A pesar de que cada uno tenemos unas preferencias musicales, existe un patrón respecto a la melodía que nos provoca felicidad.

Así lo determinó Jacob Jolij, un neurocientífico cognitivo de la Universidad de Groningen (Holanda), que se propuso investigar cuáles eran las canciones más felices del mundo. Para ello, ideó una fórmula para calibrar la felicidad que produce una canción.

Para su estudio contó con dos mil personas y examinó los beats por minuto de las canciones, el ritmo, el análisis de las letras y la temática de las mismas. De esta forma, determinó que Don’t stop me now de Queen, con un promedio entre 140 y 150 beats por minuto, era la canción más feliz de la historia.

La fórmula de la felicidad

En esta búsqueda por determinar la fórmula de la felicidad, lo principal es que la letra debe contener un mensaje positivo. Además, Jolij sostuvo que aquellas melodías que contienen más de 150 beats por minuto producen una sensación placentera y de felicidad.

De esta forma, el neurocientífico elaboró un ranking con las diez canciones más felices de los últimos 50 años, entre las que aparecen Dancing Queen de Abba, Good Vibrations de The Beach Boys o Uptown Girl de Billy Joel.

1. Don't Stop Me NowQueen


2. Dancing QueenAbba


3. Good VibrationsThe Beach Boys


4. Uptown GirlBilly Joel


5. Eye of the TigerSurvivor


6. I'm a believer The Monkeys

7. Girls Just Wanna Have FunCindy Lauper

8. Livin 'on a PrayerBon Jovi


9. I Will SurviveGloria Gaynor

10. Walking On SunshineKatrina & The Waves

Ranking por décadas

Sorprende que Jacob Jolij incluye pocas canciones recientes en los primeros diez puestos, pero en un análisis de los temas más felices por décadas destaca Happy de Pharrel Williams.

2010 Happy – Pharrel Williams

2000 Dancing in the Moonlight Toploader


1990 Let Me Entertain YouRobbie Williams

1980 Uptown GirlBilly Joel


1970 Don't Stop Me NowQueen

1960 Good VibrationsThe Beach Boys

Cómo funciona nuestro cerebro con la música

Desde que nacemos, incluso durante el periodo de gestación, la música provoca una estimulación en el cerebro que hace que seamos capaces de responder a melodías incluso antes de establecer una comunicación verbal con nuestros padres. Los sonidos suaves nos relajan y el latido de una madre es capaz de calmar a su bebé. La música causa placer porque libera dopamina en el cerebro, igual que la comida, el sexo o las drogas. Se trata de estímulos que dependen del circuito cerebral subcortical límbico —el sistema formado por estructuras cerebral que gestionan respuestas fisiológicas ante estímulos emocionales—.

Robert Zatorre, científico canadiense, describió que cuando los sonidos impactan en el óido, se transmiten al tronco cerebral y de ahí a la corteza auditiva primaria. Estos impulsos viajan a redes distribuidas del cerebro importantes para la percepción musical, pero también para el almacenamiento de la música que ya ha sido escuchada. La respuesta del cerebro está condicionada por lo que recordamos. Por ello, la música es una de las herramientas más empleadas en la terapias con personas que sufren demencia.

Fuente. Europa FM

Qué hace que una canción sea la más feliz de la historia
Watch the video

La música nos acompaña a lo largo de nuestra vida. Tanto en los momentos felices como en los más melancólicos siempre hay alguna canción que evoca nuestros recuerdos. A pesar de que cada uno tenemos unas preferencias musicales, existe un patrón respecto a la melodía que nos provoca felicidad.

Así lo determinó Jacob Jolij, un neurocientífico cognitivo de la Universidad de Groningen (Holanda), que se propuso investigar cuáles eran las canciones más felices del mundo. Para ello, ideó una fórmula para calibrar la felicidad que produce una canción.

Para su estudio contó con dos mil personas y examinó los beats por minuto de las canciones, el ritmo, el análisis de las letras y la temática de las mismas. De esta forma, determinó que Don’t stop me now de Queen, con un promedio entre 140 y 150 beats por minuto, era la canción más feliz de la historia.

La fórmula de la felicidad

En esta búsqueda por determinar la fórmula de la felicidad, lo principal es que la letra debe contener un mensaje positivo. Además, Jolij sostuvo que aquellas melodías que contienen más de 150 beats por minuto producen una sensación placentera y de felicidad.

De esta forma, el neurocientífico elaboró un ranking con las diez canciones más felices de los últimos 50 años, entre las que aparecen Dancing Queen de Abba, Good Vibrations de The Beach Boys o Uptown Girl de Billy Joel.

1. Don't Stop Me NowQueen


2. Dancing QueenAbba


3. Good VibrationsThe Beach Boys


4. Uptown GirlBilly Joel


5. Eye of the TigerSurvivor


6. I'm a believer The Monkeys

7. Girls Just Wanna Have FunCindy Lauper

8. Livin 'on a PrayerBon Jovi


9. I Will SurviveGloria Gaynor

10. Walking On SunshineKatrina & The Waves

Ranking por décadas

Sorprende que Jacob Jolij incluye pocas canciones recientes en los primeros diez puestos, pero en un análisis de los temas más felices por décadas destaca Happy de Pharrel Williams.

2010 Happy – Pharrel Williams

2000 Dancing in the Moonlight Toploader


1990 Let Me Entertain YouRobbie Williams

1980 Uptown GirlBilly Joel


1970 Don't Stop Me NowQueen

1960 Good VibrationsThe Beach Boys

Cómo funciona nuestro cerebro con la música

Desde que nacemos, incluso durante el periodo de gestación, la música provoca una estimulación en el cerebro que hace que seamos capaces de responder a melodías incluso antes de establecer una comunicación verbal con nuestros padres. Los sonidos suaves nos relajan y el latido de una madre es capaz de calmar a su bebé. La música causa placer porque libera dopamina en el cerebro, igual que la comida, el sexo o las drogas. Se trata de estímulos que dependen del circuito cerebral subcortical límbico —el sistema formado por estructuras cerebral que gestionan respuestas fisiológicas ante estímulos emocionales—.

Robert Zatorre, científico canadiense, describió que cuando los sonidos impactan en el óido, se transmiten al tronco cerebral y de ahí a la corteza auditiva primaria. Estos impulsos viajan a redes distribuidas del cerebro importantes para la percepción musical, pero también para el almacenamiento de la música que ya ha sido escuchada. La respuesta del cerebro está condicionada por lo que recordamos. Por ello, la música es una de las herramientas más empleadas en la terapias con personas que sufren demencia.

Fuente. Europa FM