La cantante confesó los daños que sufrió tras un periodo de rehabilitación después de sufrir una sobredosis por consumo de fentanilo en el verano de 2018

Demi Lovato reveló este miércoles que sufrió un infarto y tres derrames cerebrales después de la sobredosis por la que estuvo hospitalizada en 2018 y tras la que casi pierde la vida.

"Los médicos dijeron que solo tenía 5 o 10 minutos más de vida", afirmó la cantante en el tráiler del documental "Dancing with the Devil", que se estrenará el 23 de marzo en cuatro entregas a través de la plataforma YouTube.

La artista de ascendencia mexicana regresó a los escenarios en los Grammy del año pasado tras un periodo de rehabilitación después de sufrir una sobredosis por consumo de fentanilo en el verano de 2018, que aún ocasiona secuelas en su salud.

"Me quedé con daño cerebral y todavía estoy lidiando con los efectos. No puedo manejar vehículos porque tengo puntos ciegos en la vista. Durante mucho tiempo no pude leer", explicó la estrella en una llamada con medios de comunicación para presentar el documental.

Lovato aseguró que esos efectos secundarios la recuerdan lo que podría haber pasado y lo que sucedería si vuelve a "esa zona oscura otra vez".

"Estoy agradecida por esos recordatorios, pero doy las gracias por ser alguien que no tuvo que hacer mucho para rehabilitarse. La rehabilitación llegó en el lado emocional", confesó.

"Todo tenía que suceder para que pudiera aprender las lecciones que aprendí -añadió-. Estoy muy orgullosa de la persona que soy ahora".

El documental, que se presentará en el festival cinematográfico South by Southwest (SXSW) de Austin (Texas) en marzo, explora los problemas de adicción de Lovato y los trastornos alimentarios que vivió cuando era una estrella infantil, así como el peso de la fama en sus etapa más errática.

Además del testimonio de la cantante, en la cinta participan otros artistas como Christina Aguilera y Elton John.

"Ser joven y famoso, Dios mío, es duro", dice John en el tráiler.

Fuente. Informador.mx