Domingo, 20 Sep 2020

Estados Unidos prohibió las importaciones de diversos productos chinos originarios de la provincia de Xinjiang, donde la población musulmana es mantenida en campos de concentración, y de trabajo forzado.

El Departamento de Seguridad Nacional de EE.UU. (DHS, en inglés) informó en un comunicado que la Oficina de Aduanas y de Protección Fronteriza ha emitido cinco órdenes WRO, que es una figura empleada por Washington para prohibir las importaciones de bienes que considera que son fruto de la mano de obra forzada.

En la nota, el DHS explica que los productos chinos objeto de esas cinco órdenes “fueron producidos por mano de obra forzada patrocinada por el Estado (chino) en la región autónoma uigur de Xinjiang, donde el Gobierno chino está involucrado en abusos de derechos humanos sistemáticos contra el pueblo uigur y otras minorías étnicas y religiosas”.

“Adoptando esta acción, el DHS está combatiendo el trabajo forzado ilegal e inhumano, un tipo de esclavitud moderna, empleado para fabricar bienes que el Gobierno chino intenta importar a EE.UU.”, dijo el subsecretario en funciones del DHS, Ken Cuccinelli.

Las órdenes afectan a equipos informáticos, productos para el cabello, algodón y ropa, presuntamente fabricados en campos de concentración, que el régimen comunista llama “campos de reeducación”.