Un estudio de ingresados por coronavirus en Tokio revela una nueva variante que preocupa por su capacidad a ser más resistente a la inmunización

En el macabro tablero de las cepas se suma una nueva ficha al juego. Inglesa, brasileña, sudafricana, nigeriana, californiana... y ahora también, japonesa. Esta nueva variante se ha bautizado como 'Eek', por la mutación de la proteína S E484k, y preocupa especialmente por su resistencia. Así, aunque aún no se sabe demasiado sobre ella, parece poder escapar a los anticuerpos generados por una infección previa por Covid y también a las vacunas desarrolladas hasta ahora. Las alertas han saltado en Tokio, donde el 70% de los pacientes ingresados en marzo por Covid en uno de los principales hospitales de la capital, el Tokyo Medical and Dental University Medical Hospital, portaban una mutación conocida por reducir la protección de la vacuna, según informó la emisora pública japonesa NHK.

Dicha mutación E484K, apodada 'Eek' por algunos científicos, se encontró en 10 de las 14 personas que dieron positivo al virus en el mencionado centro sanitario en marzo, según el citado informe. Los datos han puesto en jaque al gobierno nipón, inquieto por el incremento de casos de coronavirus.

Además de en Tokio, la variante Eek podría estar detrás del aumento de casos que se ha registrado en Osaka y en Hyogo y Miyagi, aunque las autoridades sanitarias no descartan que haya sido provocado por la variante británica. No obstante, en el caso del hospital de Tokio donde se detectó la nueva mutación ninguno de los pacientes estaba afectado por la cepa inglesa. De momento, se sabe que la variante japonesa también contiene la mutación de la proteína S encontrada en las cepas de Sudáfrica y Brasil.