Jueves, 06 Ago 2020

El coronavirus dejará huellas para siempre, y la mayor empresa de entretenimiento teatral del mundo se hace eco de esta pandemia.

El Cirque du Soleil se declaró en quiebra, pero rápidamente, con el apoyo de la provincia de Quebec, Cánada y los principales inversores de la empresa, presentaron un plan de reestructuración.

Hace algunos días la compañía había presentado un plan de adecuación al Tribunal Superior provincial para ser aprobado, por el estado causado por la crisis mundial.

Según lo explicado por parte del monstruo del circo, sus tres inversores, "PG Capital",  "Fosun Capital Group" y la institución financiera "Caisse de dépôt et placement du Québec", aportarán 100 millones de dólares estadounidenses mientras que el gobierno de Quebec aportará otros 200 millones.

La empresa teatral con sede en Montreal despedirá a unas 3.800 personas, para ello dispondrá de un fondo para suplir la compensación.

El presidente de la misma, Daniel Lamarre aclaró que la idea es volver a contratarlos, superada la crisis:

"La intención de volver a contratar a una sustancial mayoría de los empleados despedidos, cuando lo permitan las condiciones económicas, una vez que se cancelen los cierres obligatorios y se puedan reiniciar las operaciones".

A la espera de que pase el temblor, el Cirque Du Soleil dejó un mensaje esperanzador para su público:

"El deseo de volver a ver sus sonrisas es lo que nos hace seguir día a día. Les echamos de nuevo y estamos deseando reunirnos de nuevo".

Fuente. Minuto E